::: Miguel Servet, rehabilitado en Ginebra con una estatua